¿La apertura árabe a Siria, el comienzo de una nueva etapa?

Damasco, SANA

La reunión que tuvo lugar en Nueva York entre el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Faisal Miqdad, y su homólogo egipcio, Sameh Shoukry, indica un cambio más amplio en la forma en que algunos países árabes tratan con Damasco.

También porque se produce después de encuentros anteriores de funcionarios sirios con ministros de Jordania y Arabia Saudita, con los que EE.UU. no estuvbo de acuerdo por tanto, esta no se habría realizado sin la luz verde de Washington, entonces la pregunta es: ¿Es esta luz el comienzo de una nueva etapa?

No hay duda de que la voluntad siria ha ganado, frente al asedio, aislamiento y debilitamiento. La firmeza y enfrentamiento lograron la victoria cuyo momento ha llegado, aunque Washington se empeñara en derrocar al gobierno sirio. Damasco y su liderazgo han ganado y el apoyo de los aliados contribuyó al fracaso de todos los planes implementados por grupos terroristas con apoyo estadounidense y financiamiento árabe.

Aquí debemos preguntarnos sobre la verdad de lo que está sucediendo, ¿Es un cambio radical en el trato con Damasco, o un nuevo intento de acercarse a Siria para distanciarla de sus aliados, especialmente Irán y el eje de la Resistencia?

El canciller sirio, Faisal Miqdad, confirmó, en una entrevista con Al Mayadeen, que la reunión con su homólogo egipcio, Sameh Shoukry, en Nueva York, será el comienzo del avance en las relaciones, y agregó que “Su país da la bienvenida a cualquier contacto con los países occidentales, a pesar de su presencia en secreto”.

Miqdad señaló que “fueron los países occidentales los que crearon el terrorismo en Siria”, y pidió a “las Naciones Unidas que respete sus estatutos”.

Al comentar sobre este tema, el miembro de la Asamblea del Pueblo Sirio (Parlamento), Ahmed al-Kuzbari, dijo Al Mayadeen que “siempre han estado abiertos a todos los países árabes”, y agregó que “los árabes nunca han sido enemigos de su nación, las puertas de Damasco siempre han estado abiertas”.

Al-Kuzbari también consideró que “las reuniones actuales podrían resultar en la vuelta a la normalidad de las relaciones árabes con su país”, y explicó que “se puede emitir una decisión, en unos meses, para devolver Siria a la Liga de Estados Árabes”.

Además, indicó que “el encuentro del canciller sirio con su homólogo egipcio puede tener un carácter especial debido a la interrupción desde hace años”, y explicó que “se puede decir que hay una vista gorda por parte de los estadounidense, pero no es un giro radical hacia el país”.

Al-Kuzbari enfatizó que “la retirada de EE.UU. de Siria es inevitable”, y agregó que “el proyecto de la Casa Blanca fracasó debido a la firmeza siria y el apoyo de los aliados”.

Por su parte, el profesor de Relaciones Internacionales en Washington, Dr. Edmond Gharib, dijo que “había expectativas de que el gobierno sirio caería en unos meses”, y señaló que “la capacidad de Siria para recuperar el control de la mayoría de sus tierras y su avance en el campo impusieron las transformaciones”.

Gharib consideró que “es demasiado pronto para decir que la política de Estados Unidos ha cambiado radicalmente hacia la nación árabe”, y acotó: “Actualmente estamos viendo una especie de flexibilidad en las posiciones de EE.UU. que no existía hace algún tiempo”.

A su vez, el ex delegado de Egipto en la Liga Árabe, Hani Khallaf, manifestó que “hay razones sirias, regionales e internacionales que reclaman este importante desarrollo, que se está produciendo, por eso estamos siendo testigos esas transformaciones debido a la eficiencia de Damasco para enfrentar las crisis”.

Khalaf agregó que “los sirios produjeron resultados muy importantes con la comunidad internacional, cuando se les pidió que revelaran sus armas químicas, donde proporcionaron datos claros y transparentes”.

Un nuevo escenario y transformaciones notables se registraron con la aparición del canciller sirio, Faisal Miqdad, desde el podio de Naciones Unidas, por primera vez desde que EE.UU. lanzó la guerra contra su país.

Occidente está generalmente convencido de que su batalla con Siria ha fracasado y ha intentado durante 10 años, por todos los medios, derrocar a Damasco. En consecuencia, el pragmatismo requiere encontrar caminos diferentes. Quizás los canales diplomáticos abiertos por sus aliados árabes con Damasco sean uno de ellos.

Fuente:  Al Mayadeen en Español

Check Also

Milicia FDS toma por la fuerza la clínica de salud escolar en Qamishli

Hasakeh, 26 oct (SANA)    Un grupo armado de las llamadas Fuerzas Democráticas de Siria …